Volodymyr Zelenskyy responde a las afirmaciones de Amnistía Internacional de que Ucrania “pone en peligro a los civiles”

El ejército de Ucrania está violando el derecho internacional y poniendo en riesgo a las personas al establecer refugios, incluso en escuelas y hospitales, dijo Amnistía Internacional el jueves, lo que provocó una respuesta airada de Kyiv.
Kyiv dijo que el grupo de derechos estaba trazando un “falso paralelo” entre las acciones de las tropas rusas que atacan y las de los ucranianos que defienden su país.

Amnistía intentó “indultar al régimen terrorista y trasladar la responsabilidad al torturador”, dijo el jueves el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en su discurso diario.

“No hay ningún problema, ni siquiera hipotéticamente, en el que se justifique cualquier ataque ruso a Ucrania. El ataque a nuestro país es injustificado, exorbitante y terrorista.
“Si alguien informa que se supone que la víctima y el atacante son similares de alguna manera, si se analizan algunos de los datos de la víctima y las acciones del atacante se ignoran de inmediato, entonces no se puede detener”, dijo.
Amnistía dijo en su informe que las medidas “no justifican los ataques indiscriminados de Rusia” y que los “crímenes de guerra” de Rusia, incluso en la ciudad de Kharkiv, no fueron acordados.
Pero documentó incidentes en los que las tropas ucranianas parecían haber puesto en riesgo a civiles en 19 pueblos y aldeas en las regiones de Kharkiv, Donbas y Mykolaiv.
“Hemos escrito sobre cómo los soldados ucranianos ponen en riesgo a los civiles y violan las leyes de la guerra cuando operan en áreas civiles”, dijo la secretaria general de Amnistía, Agnes Callamard.

“Estar en posiciones defensivas no impide que el ejército ucraniano respete el derecho internacional humanitario”.

El área residencial donde estaba estacionado el ejército ucraniano estaba lejos de la línea del frente y había “otras opciones” disponibles que no dañarían a los civiles, según el informe.
Pero los soldados no les dijeron a los civiles que abandonaban la zona, a pesar de que les provocaron un golpe a los soldados rusos que les hizo abrir fuego.
Los investigadores de Amnistía ven a soldados ucranianos utilizando hospitales como “bases militares” en cinco lugares, así como en 22 escuelas.
Aunque las escuelas estuvieron cerradas durante la guerra, estaban ubicadas en áreas civiles.

“No dijimos lo que hacen los soldados, pero pagamos”, cita el informe a un residente.

El gobierno ucraniano rechazó enérgicamente el informe, y el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, lo calificó de “injusto”.
“Esta actitud de Amnistía Internacional no quiere encontrar y decir la verdad a todo el mundo, quiere crear una falsa igualdad entre el perpetrador y la víctima, entre las víctimas que destruyen a cientos y miles de civiles, ciudades, regiones, y el país que más se está defendiendo”, dijo.
El ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, calificó el informe de “inquietante”, ya que dijo que cuestionaba el derecho de los ucranianos a defender su país.
El principal asesor presidencial, Mykhailo Podolyak, insistió en que el ejército ucraniano debería tomar medidas para evacuar a los civiles a áreas seguras y dijo que estaban involucrados en la difusión de desinformación en el Kremlin.

“Lo único que amenaza al pueblo de Ucrania es el (ejército ruso) de asesinos y violadores que vienen a (Ucrania) para matar gente”, tuiteó.