Tiroteos palestinos y soldados israelíes muertos y heridos



El palestino, descrito como sospechoso por el ejército israelí y discapacitado mental por su familia, murió el sábado cuatro días después de que soldados israelíes le dispararan en un puesto de control.

Hussein Qawariq, de 59 años, de la aldea de Awarta, recibió un disparo el martes de soldados israelíes que custodiaban un puesto de control en Huwara, cerca de la ciudad cisjordana de Naplusa, dijo el Ministerio de Salud palestino.

El ejército israelí dijo a la AFP que los soldados “vieron a un sospechoso que se acercaba al ejército” y dispararon al aire “antes de que pudieran reaccionar”.

“El sospechoso siguió acercándose a los soldados que le devolvieron el fuego. El golpe ha sido detectado”, dijo el militar.

El alcalde de Huwara, Wajih Odeh, dijo a la AFP que Qawariq estaba “discapacitado mentalmente”. “Recolectaban botellas y latas de la calle y pedían dinero a los comercios de la zona”, dijo.

La familia de Qawariq también dijo que tenía “problemas mentales”, informó la agencia de noticias palestina WAFA. Presentó sus heridas al Centro Médico Rabin en Israel, agregó.

Los militares dijeron que están investigando los asesinatos.

Al menos 54 palestinos han sido asesinados desde finales de marzo, la mayoría en Cisjordania.

También han incluido presuntos terroristas y no combatientes, entre ellos la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, palestina-estadounidense, que ha estado cubriendo el ataque israelí a Jenin.

Los ataques en Israel mataron inmediatamente a 19 personas, la mayoría de ellas muertas en ataques dentro de Israel. Tres árabes israelíes también han sido asesinados.