Shohei Ohtani vuelve a jonronear cuando los Angelinos se recuperan tarde para vencer a los Rangers

Los Angelinos no dejaron escapar un gemido por tercer juego consecutivo contra los Texas Rangers.

El sábado, tres abajo en la parte baja de la octava, los Angelinos lograron una victoria de 9-7 en el campeonato de su división en el Angel Stadium en un juego que convirtió una ventaja de cuatro carreras.

David Fletcher ingresó al juego desde la banca después de que Phil Gosselin fuera golpeado en la cabeza con una bola rápida de 91 mph por el abridor de los Rangers, Glenn Otto, en la tercera entrada. En el octavo, el doble de Fletcher, que anotó dos carreras, ayudó a cambiar el rumbo a favor de los Angelinos, acercándolos a una carrera.

Ese octavo, que comenzó con Max Stassi sacando un out, incluyó la base por bolas de 12 lanzamientos de Brandon Marsh ante Dennis Santana de los Rangers, ambos corredores prepararon el gran hit de Fletcher.

Los Angelinos luego empataron el juego y tomaron la delantera.

Santana fue sacado por Brett Martin, quien ponchó a Kurt Suzuki en segunda, dio base por bolas intencional a Shohei Ohtani, dio base por bolas a Taylor Ward en un lanzamiento de cinco carreras y luego lanzó un lanzamiento a Luis Rengifo. Esto permitió a Fletcher correr sin necesidad de correr a casa. Rengifo luego conectó un doble de dos carreras para anotar a Ohtani y Ward.

Quizás todo fue solo un grito por más, no solo para Gosselin, sino también para Ohtani, quien en la tercera entrada conectó su jonrón 22 de la temporada ante Otto para darle a los Angelinos su primera ventaja del juego.

El triple de Ohtani, golpeado en el cambio de 1-0 de Otto, fue más asistencias que las que tuvieron los Angelinos en su anterior racha de dos derrotas consecutivas. Le dio a los Angelinos una ventaja de 3-2 en el juego, luego de que el abridor Chase Silseth permitiera dos hits y caminara a dos bateadores en la mitad superior de la entrada, lo que condujo a las dos primeras carreras de los Rangers.

En la parte baja del tercero, Gosselin recibió un golpe lo suficientemente fuerte como para que su casco saliera volando. Dejó la caja de bateo y se arrodilló frente al tablero, mayormente con la cabeza gacha. El gerente interino Phil Nevin y el preparador físico Mike Frostad corrieron hacia él. Gosselin pudo abandonar el campo por su cuenta y Fletcher corrió tras él.

Andrew Velázquez luego se acercó al plato, corrió hacia el primer lanzamiento y le dio a la multitud algo por lo que celebrar. El jonrón de Ohtani encendió a la multitud.

Luis Rengifo celebra sus dos jonrones de Angelinos en el octavo sábado.

Luis Rengifo celebra sus dos jonrones de Angelinos en el octavo sábado.

(Jae C. Hong/Prensa Asociada)

En el cuarto, Silseth concedió tres carreras a Marcus Semien de Texas. La explosión flotó hacia las rocas que estaban en el mar. Marsh corrió y saltó la pared, tratando de agarrar a Semien y disparar y salvar la ventaja de los Angelinos. Estaba demasiado lejos y los Angelinos se encontraron jugando atrás.

La racha de Silseth incluyó cinco hits y cinco carreras limpias con cuatro bases por bolas y cinco ponches en cuatro entradas.

Los Angelinos iniciaron el proceso de borrar el déficit por dos entradas en la quinta. Ward caminó seis veces. Tres bateadores después, Stassi envió a Ward, quien envió a Otto para reducir el déficit de los Angelinos a uno.

Luego, los Vigilantes se alejaron nuevamente en la sexta entrada, cuando el relevista novato Touki Toussaint, en su debut con los Angelinos, permitió un jonrón de dos carreras a Meibrys Viloria. Pero Toussaint estuvo cuatro entradas sin más daños y se llevó la victoria.

Los Vigilantes hicieron algo de ruido en el noveno, pero la cerradora Raisel Iglesias pudo salir de un doble, doble atasco y salvó.