Medalla ve un crecimiento del 8-9% en el segundo trimestre

BANGKO Sentral ng Pilipinas El gobernador Felipe Medalla prevé que la economía filipina crezca entre un 8 y un 9 por ciento en el segundo trimestre del año.

“Tal vez no sea del 9 al 8 por ciento. El problema es que la segunda mitad será lenta. Por eso mi predicción personal es siete para el año”, dijo a los periodistas al final de la semana.

Las proyecciones de Medalla estiman un crecimiento de 8,3 por ciento en el producto interno bruto (PIB) en el primer trimestre del año.

Dijo en una conferencia de negocios en línea organizada por The Manila Times llamada “Trazar el rumbo en el cambio de guardia” que es posible un crecimiento económico del 6,5 por ciento y más este año debido a la solidez continua de indicadores como el tipo de cambio y los consumidores. . e ideas de negocios.

“Entonces, estoy muy interesado en la economía bajo el presidente actual…

Recibe las últimas noticias


entregado a su bandeja de entrada

Regístrese para recibir el boletín diario de Manila Times

Al registrarme por correo electrónico, reconozco que he leído y acepto Términos de servicio y Política de privacidad.

Dijo que la economía podría adoptar la política monetaria adoptada por el banco central para combatir la inflación.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) esperaba previamente que el PIB de Filipinas creciera dentro del objetivo del gobierno este año antes de desacelerarse para 2023.

“Nuestro pronóstico para el crecimiento del PIB en 2022 es actualmente del 6,7 por ciento, lo que muestra una fuerte recuperación en la primera mitad del año y un fuerte movimiento porque la fuerza de la ola Omicron ha sido menor de lo que esperábamos”, dijo Ragnar, representante del FMI en Filipinas. dijo Gudmundson.

La perspectiva más reciente del FMI para Filipinas se revisa al alza desde su objetivo anterior del 6,5 por ciento.

La economía, en términos del PIB, creció un 8,3 por ciento en el primer trimestre del año. El gobierno apunta a aumentar del 6,5 al 7,5 por ciento en 2022, que se ha reducido recientemente del 7 al 8 por ciento, pero más fuerte que el crecimiento real del año pasado del 5,7 por ciento.

Sin embargo, Gudmundsson dijo que el ritmo de crecimiento parece estar desacelerándose en la segunda mitad de 2022 y 2023 debido a los efectos iniciales, las consecuencias de la guerra en Ucrania, la disminución de los principales socios comerciales, el rápido aumento de la moneda estadounidense. Política y el alto. inflación.

“Como resultado, actualmente estamos planeando un crecimiento del PIB en 2023 de alrededor del 5 por ciento”, dijo, y agregó que existe “una gran incertidumbre sobre la tasa de crecimiento del país”.

La perspectiva para 2023 también se revisó a la baja desde la expectativa inicial de 6,3 por ciento y está por debajo del objetivo del gobierno de 6,5 a 8 por ciento.