Medalla muestra un alza de 50 pb

A PESAR de la inflación general del mes pasado, que alcanzó un nuevo máximo de tres años del 6,4 por ciento, el gobernador Felipe Medallaed el viernes que el Bangko Sentral ng Pilipinas (BSP) puede aumentar agresivamente las tasas de interés una vez más.

Hizo el anuncio en un evento organizado por la Federación de Cámaras de Comercio e Industria Filipino-China Inc. que la última lectura de inflación “aumenta la probabilidad” de una tasa de inflación de 50 puntos básicos (bps) “en lugar de 25 [bps].”

Medalla, sin embargo, dijo que si el desarrollo externo es exitoso, no podía descartar la posibilidad de un aumento repentino de 25 pb.

“Por ejemplo, si las noticias de mañana dicen que los precios del petróleo de la OPEP han alcanzado los $80 [per barrel], por supuesto, eso es una ilusión. Ellos [rate hike] a 25 no 50 [bps]él explicó.

La OPEP es la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Recibe las últimas noticias


entregado a su bandeja de entrada

Regístrese para recibir el boletín diario de Manila Times

Al registrarme por correo electrónico, reconozco que he leído y acepto Términos de servicio y Política de privacidad.

Las autoridades monetarias filipinas estiman que el precio promedio del crudo será de alrededor de $106,30 por barril este año, $95,30 por barril en 2023 y $84,10 por barril en 2024. Esto es significativamente más alto que los pronósticos anteriores, que ubicaban los precios para 2022 y 2023 en 2023. $100,04 y $89,50, respectivamente, por barril.

Los altos precios del petróleo son una de las razones por las que el BSP anunció el pasado 15 de julio un aumento de tasas de 17 pb luego de dos alzas consecutivas de 25 pb en mayo y junio, junto con el debilitamiento del peso y otros factores externos.

Los préstamos, depósitos y préstamos a un día en el banco central se encuentran actualmente en 3,25 por ciento, 2,75 por ciento y 3,75 por ciento, respectivamente.

Medalla ha expresado su confianza en que la economía pueda soportar la política monetaria restrictiva que el Banco Central ha estado impulsando para reducir la inflación.

La Junta Monetaria espera que esté en torno al 5 por ciento, frente al 4,6 por ciento del pasado y pasando del 2 al 4 por ciento.