Mahsa Amini por la muerte: Protestas ‘sin precedentes’ en Irán después de una muerte ‘sospechosa’

Una mujer se sienta encima de una caja en la plaza pública y se corta el pelo con énfasis. Cerca, la gente grita, “muerte al dictador”.

En otro lugar, un coche de policía ha sido incendiado y una niña iraní se para en el techo cantando: “No queremos la República Islámica”.

Una mujer quema lo que el periodista y activista iraní Masih Alinejad llama “un símbolo visible de la opresión religiosa”, el “hiyab forzado”.

Estos son algunos de los eventos “sin precedentes” que tienen lugar en Irán a medida que el país entra en erupción después de la muerte sospechosa de una joven que fue arrestada por la notoria policía moral de Teherán.

Los actos de violencia son especialmente audaces porque Irán está reprimiendo brutalmente las protestas.

La muerte de la mujer kurda Mahsa Amini, de 22 años, el viernes fue un fuego que encendió el fuego.

Murió tres días después de ser trasladada de urgencia al hospital luego de ser arrestada en Teherán por agentes de policía encargados de hacer cumplir las estrictas leyes de mujeres de Irán.

Relacionado: Internet se ha cerrado después de un fuerte dolor de cabeza.

Relacionado: Cientos de hombres atacan a una mujer

Muerte de Mahsa Amini

Mahsa Amini, fue arrestada el 13 de septiembre por la Patrulla de Orientación, un grupo de detectives que trabajan bajo el Comando de Aplicación de la Ley en Teherán, Irán.

Se dice que violó las estrictas reglas del hiyab y fue acusada de usar un pañuelo “inadecuado”.

Se dice que se desmayó y murió tres días después mientras esperaba con otras mujeres que fueron detenidas por la policía. Las autoridades dicen que murió de un “ataque al corazón”. Su padre dijo que no tenía problemas de salud y que sufrió heridas en las piernas mientras estuvo en prisión.

Testigos oculares dicen que fue golpeado y su cabeza golpeó el costado de un auto de la policía, pero las autoridades iraníes no han confirmado esto, y han abierto una investigación.

Los medios estatales iraníes publicaron imágenes de CCTV de los momentos previos a su muerte.

Parecía haber caído en el área de “reentrenamiento” donde se lleva a las personas para recibir “orientación” sobre su vestimenta.

El jefe de policía del Gran Teherán, Hossein Rahimi, dijo: “Este incidente nos entristeció y no queremos volver a ver tales incidentes nunca más”, en una conferencia de prensa el lunes.

Dijo que se entregaron “hechos falsos” a la policía y dijo que no resultó herido durante o después del arresto.

Los fiscales dicen que están “insatisfechos” con la explicación que dieron las autoridades sobre su muerte y que murió “bajo tortura”. Exploraciones médicas con fugas “Muestra claramente una fractura de cráneo en el lado derecho de la cabeza como resultado de un traumatismo contundente en el cráneo”, lo que indica que pudo haber muerto de una hemorragia cerebral y un derrame cerebral.

Mahsa Amini fue enterrada en su provincia natal de Kurdistán el 17 de septiembre.

Crece la alarma internacional por la destrucción de Irán

Crece la preocupación internacional por la represión de Irán contra los manifestantes.

Mujeres y hombres iraníes salieron a las calles en ciudades y pueblos de todo el país por cuarta noche consecutiva el martes, a pesar de la muerte de al menos tres personas en las protestas del lunes, gritando consignas contra el liderazgo del país, fotos publicadas en las redes sociales. . mostraron los medios.

Las manifestaciones se encuentran entre las más difíciles en Irán desde los disturbios de noviembre de 2019 por el aumento de los precios del petróleo y esta vez con la presencia de muchas mujeres, que a veces se desnudan la cabeza en violación de las estrictas leyes de la República Islámica y otras veces las usan. prenderse fuego o cortarse el cabello simbólicamente.

Las protestas comenzaron en la región norteña de Irán, Kurdistán, de donde proviene Amini, pero ahora se han extendido por todo el país a Teherán y ciudades importantes como Rasht en el norte y Bandar Abbas en el sur y la ciudad santa de Mashhad en el este.

El gobernador regional de Kurdistán, Ismail Zarei Koosha, confirmó la muerte de tres personas e insistió en que fueron “sospechadamente asesinados” como parte de un “complot enemigo”, según la agencia de noticias Fars.

Los manifestantes dicen, sin embargo, que muchas personas han resultado heridas y acusan a las fuerzas de seguridad de utilizar el fuego que iniciaron.

Human Rights Watch, con sede en Nueva York, dijo que los relatos de testigos presenciales y los videos difundidos en las redes sociales “muestran que el gobierno está usando gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes y parece estar usando armas letales en la región del Kurdistán”.

En Ginebra, la ONU dijo que la jefa del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Nada Al-Nashif, estaba consternada por la muerte de Amini y “la violencia cometida por las fuerzas de seguridad durante las protestas”.

Agregó que debería haber una investigación independiente sobre “la trágica muerte de Mahsa Amini y las denuncias de tortura y malos tratos”.

‘Alto a las matanzas del gobierno’

El grupo kurdo de derechos humanos Hengaw, con sede en Noruega, dijo que había confirmado tres muertes en la región de Kurdistán, una en las ciudades de Divandareh, Saqqez y Dehglan.

Dijo que 221 personas resultaron heridas y 250 arrestadas en la región de Kurdistán, lo que también sucedió el lunes.

Una niña de 10 años -las imágenes de su cuerpo ensangrentado circularon en las redes sociales- resultó herida en la ciudad de Bukan pero está viva, agregó.

Las imágenes publicadas en las redes sociales mostraban feroces combates, especialmente en la localidad de Divandareh, entre manifestantes y fuerzas de seguridad, con sonido de disparos.

Las manifestaciones continuaron el martes en Kurdistán y alrededor de las principales universidades de Teherán y, de manera inusual, en el bazar de Teherán, se exhibieron imágenes.

Las consignas coreadas fueron “Muerte al dictador” y “Mujer, vida, libertad” mientras se mostraba a los manifestantes incendiando e intentando volcar coches policiales en varias ciudades.

“No nos sorprende que veamos a personas de todo tipo venir a Irán para oponerse firmemente a eso, para decir que no es el tipo de gente en la que quieren vivir”, dijo el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake. Sullivan.

El jefe de la ONG Irán por los Derechos Humanos (IHR) en Noruega, Mahmood Amiry-Moghaddam, dijo que los países que tienen relaciones con Irán deberían “detener la matanza del régimen apoyando las demandas de la gente para lograr sus derechos”.

‘tortura organizada’

El IHR dijo que las fuerzas de seguridad utilizaron porras, gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y munición real para “atacar directamente a los manifestantes y disolver las manifestaciones”.

El monitor de Internet Netblocks observó un apagón de Internet de tres horas en la región de Kurdistán e interrupciones menores en Teherán y otras ciudades durante las protestas del lunes.

Esto aumentará la presión sobre el presidente iraní, Ebrahim Raisi, quien se encuentra en Nueva York en la Asamblea General de la ONU esta semana, donde ha estado bajo un intenso escrutinio por el historial de derechos humanos de Irán.

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebró una reunión extraordinaria con el presidente el martes en un último esfuerzo por llegar a un acuerdo para renovar el acuerdo nuclear de 2015.

El velo islámico ha sido un requisito público para todas las mujeres en Irán desde 1979 después de la revolución islámica que derrocó al sha.

Estas reglas son aplicadas por una fuerza policial especial llamada Gasht-e Ershad (supervisores), que tienen el poder de arrestar a las mujeres que parecen haber violado el código de vestimenta, aunque a menudo son liberadas con una advertencia.

– y AFP

Publicado originalmente por ‘Muerte a un dictador’: las mujeres estallan en Irán tras la sospechosa muerte de Mahsa Amini