Jacob deGrom es fuerte para los Mets en el regreso de una lesión

WASHINGTON (AP) — El ajetreo y el bullicio de la fecha límite de canjes del béisbol llamó la atención sobre el partido del martes, y por una buena razón. Muchos jugadores cambiaron de equipo en cuestión de horas, incluido el campocorto de los Washington Nationals, Juan Soto, a quien algunos consideran el mejor jugador del juego.

Los Nacionales enviaron a Soto y Josh Bell a los Padres de San Diego por prospectos valiosos producto estrella de hoyy muchos otros pequeños negocios también estaba escrito. Los Mets hicieron su propio canje, pero para mejorar el equipo.

No hicieron nada espectacular, excepto ser recibidos de nuevo en el tarro generacional.

Jacob deGrom, dos veces ganador del premio Cy Young de la Liga Nacional, regresó al montículo el martes por la noche después de un año sin lesionarse, y se veía más grande que nunca. Disparó fuera del radar, engañó a los bateadores con sus lanzamientos rápidos y, lo mejor de todo, no le importó ni se preocupó por las garrapatas.

“Estar ahí afuera y recuperar la salud y sentirme bien, fue un buen paso”, dijo.

DeGrom, quien venía del entrenamiento de primavera con una lesión en el hombro derecho, lanzó cinco entradas de béisbol rudo y permitió una carrera y tres hits mientras ponchaba a seis y mostraba poco óxido. Fue su primera apertura desde el 7 de julio de 2021, cuando una lesión en la espalda le costó la segunda mitad de lo que podría decirse que fue su mejor temporada hasta el momento.

Mostrando su velocidad característica y combinándola con lanzamientos rápidos, deGrom bateó 100 millas por hora 13 veces entre sus 59 lanzamientos el martes, incluido uno que alcanzó las 101.6 mph contra Victor Robles, el primer hit del juego de Washington.

Los Nacionales, con una alineación delgada, lucieron superados y sorprendidos. Cuando deGrom golpeó al veterano Nelson Cruz con un control deslizante de 93 mph en la segunda entrada, Cruz regresó al banco sacudiendo la cabeza.

“Ahora el problema es dejarlo afuera”, dijo Buck Showalter, el mánager de los Mets. “Es difícil de hacer. Veremos dónde está en cuatro días, con suerte”.

En un acto de precaución dado el historial de lesiones de deGrom, los Mets sacaron al jugador de 34 años después de la quinta entrada. El plan antes del juego era mantenerlo en 70-75 o cinco entradas, lo que sucediera primero, y su desempeño contra la línea superior aseguró que ese fuera el límite.

Los Nacionales capitalizaron la salida de deGrom con jonrones de Luis García y Yadiel Hernández ante el relevista Stephen Nogosek en el sexto. Washington luego pasó a ganar 5-1.

Pero esas eran cosas pequeñas. Lo más importante fue que deGrom se veía fuerte e impasible, en otras palabras, como él mismo, y los fanáticos y compañeros de equipo ahora pueden mostrar una imagen clara de una rotación impresionante para los primeros Mets, con deGrom y Max Scherzer. la cabeza de la misma.

“Esto podría ser enorme para nosotros”, dijo el primera base de los Mets, Pete Alonso. “Estoy muy emocionado de ver qué sucede en este punto. Solo espero que ambos puedan mantenerse saludables para nosotros y continuar como lo han estado haciendo”.

Aunque los Mets no hicieron un intercambio de alto perfil, agregaron cuatro nuevos jugadores en los últimos días. Agregaron profundidad a la alineación con el bateador designado Daniel Vogelbach, el jardinero Tyler Naquin y el versátil Darin Ruf. Y reforzaron su bullpen con Mychal Givens, un lanzador de relevo que estuvo con los Orioles de Baltimore de 2015 a 2018 cuando Showalter era su mánager.

(Showalter dijo que Givens se convirtió de campocorto a lanzador cuando estaba en las ligas menores, una estrategia que deGrom también adoptó en el montículo, hace años).

Ninguno de los jugadores que los Mets han adquirido son lanzadores y con Givens en el jardín derecho, muchos fanáticos de los Mets, que esperaban que se llenaran estos dos huecos, se sentirán decepcionados. Billy Eppler, el gerente general de los Mets, dijo que persiguieron a este tipo de jugadores (lo que indica que Willson Contreras de los Cachorros de Chicago podría ser un objetivo), pero finalmente decidieron renunciar a “nuestros 19 mejores prospectos”.

Puede que a los fanáticos les divierta el proceso, pero solo 24 minutos después del inicio del martes a las 6 p. -UPS.

Unas pocas docenas se pusieron de pie y vitorearon, pero cuando deGrom subió al montículo por primera vez, había miles de fanáticos de los Mets en el estadio y le dieron a su héroe una ovación de pie.

“Estar de gira y tener a los fanáticos de los Mets apoyándome fue lo mejor”, dijo.

El día no terminó con el éxito de deGrom. Pero Francisco Lindor se sentó en la parte alta de la sexta, con puntajes vespertinos, 1-1, por lo que no se culpó a deGrom por la derrota, una tragedia que era familiar para el derecho en sus años con los Mets, las actuaciones sorprendentes se desperdiciaron debido a falta de apoyo o paradas incorrectas. En sus últimas cuatro temporadas, el promedio de carreras limpias de deGrom fue de un asombroso 1.94, pero su récord ganador fue de solo 32-21.

Los Mets esperan que con un buen equipo detrás de él y más cerca, Edwin Díaz, quien ha tenido mucho éxito este año, la mayoría de las derrotas lamentablemente se conviertan en victorias, especialmente en la postemporada. Después de esto vino lo desconocido. DeGrom dijo que quiere cancelar su contrato y convertirse en agente libre después de esta temporada.

Pero por ahora, y por el resto del año, los Mets estarán felices de tenerlo como una gran incorporación, quien regresó en la fecha límite de canjes.