El yen ha alcanzado un mínimo de 24 años debido a que el Banco de Japón mantiene una política monetaria laxa

La bandera de Japón ondea al viento cerca de la sede del Banco de Japón (BoJ) en Tokio el 14 de septiembre de 2022, mientras el yen continúa cayendo frente al fortalecimiento del dólar. (Foto de Richard A. Brooks/AFP)

y Sara HUSSEIN
Agencia France Presse

TOKIO, Japón (AFP) – El yen cayó a un mínimo de 24 años frente al dólar el jueves, mientras que el dólar subió a alrededor de 146 después de que el banco central de Japón dejó sin cambios su política monetaria, un día después de que la Reserva Federal subiera. elevar la tasa de interés y advertir de más por venir.

El yen ha subido en los últimos meses debido a que el banco central de Japón aplica una política de una década destinada a lograr una inflación del 2 por ciento, un punto de referencia considerado clave para administrar la tercera economía más grande del mundo.

Ha cambiado la perspectiva para otros cultivos importantes, con los bancos centrales, particularmente la Reserva Federal de EE. UU., aumentando las tasas para combatir la inflación.

Los precios en Japón están aumentando, con el número de consumidores en agosto en 2,8 por ciento, su nivel más alto desde 2014, pero el banco central considera que el aumento es temporal.

En un comunicado, dijo que abandonaría su política actual, “con el objetivo de lograr un objetivo de precio fijo del dos por ciento, mientras sea necesario”.

“Continuará expandiendo el gasto hasta que se vea que el crecimiento del IPC año tras año supere el dos por ciento y se mantenga por encima del objetivo de sostenibilidad”.

El banco dijo que ve una mejora en la economía de Japón, “con la crisis de Covid-19 y la crisis interna aliviada”, aunque advirtió sobre la incertidumbre del aumento de los precios vinculado a la guerra en Ucrania.

La rápida depreciación del yen ha causado preocupación en Japón, elevando el costo de las importaciones para consumidores y empresas.

Los funcionarios dijeron que estaban monitoreando la situación y que tomarían medidas si fuera necesario, sin detallar cuáles serían o cuándo se implementarían.

– ‘BoJ no tiene nada que hacer’ –
A principios de este mes, el banco central llevó a cabo un “chequeo”, una operación que a menudo se considera precursora de una intervención monetaria.

El movimiento se produjo poco después de que el yen estuvo cerca de romper la barrera clave del nivel 145, y los informes sobre el movimiento impulsaron las acciones japonesas durante un tiempo.

Cayó desde alrededor de 115 en marzo, y el BoJ reiteró el jueves que “es importante prestar atención a la evolución de los mercados financieros y extranjeros y su impacto en la actividad económica y los precios de Japón”.

El director financiero de Japón, Masato Kanda, dijo a los periodistas después de la decisión del banco que el gobierno había esperado para intervenir si fuera necesario, informaron los medios locales.

Pero tampoco detalló qué desencadenaría la intervención, y sus anuncios hicieron poco para impulsar al yen, que siguió rondando el nivel de 145.

También confirmó que no hubo intervención a pesar de que el dólar volvió brevemente a 143,50 yenes después de romper la marca de 145. El dólar también subió a 145,90 yenes.

Horas después del anuncio de la política del BoJ, el gobernador Haruhiko Kuroda, cuyo mandato expira el próximo año, defendió la política de larga data.

“No hemos estado y no estaremos buscando otras formas de obtener capital extranjero”, dijo a los periodistas.

“Es importante que las tasas de cambio actuales reflejen los fundamentos económicos y financieros, sin embargo, la rápida depreciación del yen no está allí y es mala para la economía”, agregó.

Pero también dijo que el dólar ha ganado frente a la mayoría de las monedas principales.

No hay perspectiva de que el BoJ cambie el rumbo, escribió Shigeto Nagai, director de Economía de Japón en Oxford Economics, en una nota.

“Incluso si los inversionistas extranjeros continúan desafiando al yen y los rendimientos (del gobierno japonés) hasta que la tasa de interés de la Fed aumente, creemos que el BoJ no tendrá más remedio que apegarse a la política actual”.

© Agencia France-Presse