Descenso de Chipong | AIREADOR

Reimpreso de ley y libertad

Cuando te apoyas en un bote en el río, el bote se inclina pero luego se suelta. Pero si hay demasiada presión en un lado, la punta del bote pasa por cierto punto y se queda Giro de vuelta un barco. Tiene embarcaciones flotantes en ambos lados, por lo que no se detiene, pero el estado de la embarcación ha cambiado de una embarcación flotante a un estado estable pero triste.

Saltar de una cosa a otra puede ser inesperado para aquellos que nunca han experimentado una convulsión. La gente de los países en desarrollo no se sorprende cuando cambia su gobierno. Pero aquellos en democracias avanzadas se han visto afectados, a pesar de que sabemos que las democracias aparentemente estables pueden terminar. Entre 1850 y 1930, Austria-Hungría, Alemania, Italia, Japón y el Imperio Otomano se convirtieron en totalitarios. Desde el año 2000, ha habido un aumento significativo en el número de personas que viven bajo la opresión, con el 80 por ciento de la población mundial viviendo en países de Freedom House. ellos distribuyen como no tener un sistema de gobierno “liberal”. De hecho, para 2021, 58 países, con el 38 por ciento de la población mundial, ahora serán clasificados como “no libres”, cayendo en la categoría brutal.

Es tentador pensar que “aquí no se puede”. Pero los estadounidenses están más preocupados por esto de lo que han estado en años. En julio, CNN investigar El 48% de los encuestados piensa que es “probable” o “probable” que los funcionarios del gobierno revoquen los resultados de las elecciones estadounidenses porque su partido no ganó.

A nosotros, los presentes escritores, nos preocupa que las naciones justas de hoy estén en peligro de caer en la tiranía. La violencia, cuando el poder de control y opresión se afianza, a veces incluye una mayor burocracia, dependencia y creencias, puede ser imposible de cambiar. La clave para reducir el abuso y la sostenibilidad del abuso cuando sea posible es la siguiente: Los dictadores usan la violencia para fortalecer sus defensas y protegerse del castigo por sus crímenes..

Llamar a la violencia “estándar” puede parecer extraño. Las personas oprimidas sufren disturbios y ataques violentos. pero un solo brutalidad es estable, como un bote volcado. La libertad regulada es buena para todos, excepto, quizás, para los tiranos y sus aliados. Es difícil restaurar el estado de derecho una vez que ha sido socavado. La gerencia puede requerir cambios en el personal, los procedimientos y las actitudes. El poder y el privilegio de los opresores puede acabar con la reforma. Los dictadores usan armas brutales para protegerse de los castigos que se les imponen.

¿Qué tan despreciable e hipócrita puede ser ese grupo? Es difícil entender el concepto de mal comportamiento y engaño; otros dicen que Satanás está obrando. Y si tenemos esperanza en la bondad de Dios en el opresor, considere otro problema: incluso si más buenos reformadores persuaden a los gobernantes del error de sus caminos, no hay forma de que ellos estén seguros de que huir del opresor será un castigo. , tales como la confiscación de riquezas mal habidas, el encarcelamiento o la ejecución por sus delitos. La falta de empatía puede hacer que sea imposible admitir la culpa y “cerrar el trato”. También está, en todo caso, la vergüenza que conlleva la restauración de las tradiciones de libertad y la condenación de los caídos.

Lo que impide que los sistemas cambien son las ventajas de la libertad y la libertad (en el sentido de bautizado en la década de 1770). Mientras suficientes personas no acepten todo el liberalismo, como el sistema, por ejemplo, en Twitter, Facebook y Google-YouTube, así como el antiliberalismo, el sistema puede arreglarse solo y evitar el colapso. De hecho, la integridad electoral es importante.

Estamos acostumbrados a pensar que las democracias modernas son siempre como un péndulo: una oscilación en una dirección se equilibra con una oscilación en la otra dirección. Pero una caída en la violencia puede interrumpir todo el camino del péndulo, impidiendo que oscile. Nos preocupa que se estén desmantelando los procesos que, afortunadamente, nos han impedido llegar al pico y caer. Este derrocamiento está siendo realizado deliberadamente por tiranos y buscadores, que actúan de manera diferente con codicia, maldad, engaño, ¡Dios sabe qué!

La política siempre es algo un poco malo, pero nuestro punto no se trata solo del gran mal. En los EE. UU., vemos una disparidad en la libertad entre algunos que votan por los republicanos y algunos que votan por los demócratas. Las personas que abogan por un golpe a menudo lo hacen por (lo que ven como) la mejor de las razones: lograr una sociedad mejor. Una función del libertarismo es exigir y oponerse al establecimiento de un gobierno en los asuntos sociales, incluso si se hace con la esperanza de poner a cargo a las personas “correctas”.

Algunos de los padres fundadores de la libertad pueden ayudarnos a entender cómo oponernos a la tiranía. Los pensadores David Hume, Adam Smith y Edmund Burke representan la derecha original que ahora se llama correctamente no “clásica” sino “conservadora”. Hume, Smith y Burke se opusieron a un cambio radical en las instituciones públicas. La derecha original es conservadora cuando se trata de un cambio político radical.

Sin embargo, la parte de autocontrol de la autonomía es menos estable. que generoso el statu quo es. Los acontecimientos de 1830 a 1865 en los Estados Unidos son una vívida ilustración de por qué un liberal no siempre se opone a las reformas necesarias. E iluminan nuestro tema principal: el peligro de descender a la esclavitud.

El establecimiento de la esclavitud era incompatible con los principios de la libertad. La controversia creció después de la fundación, con muchos sabios del sur diciendo que “todos los hombres son creados iguales” afirmó los principios claros de humanidad y ciudadanía. los el sistema alcanzó algunas dificultades después de 1831. Lo que condujo a este cambio fue su comportamiento y la crítica a los esclavistas, a causa de la injusticia. Los dueños de esclavos los trataron muy injustamente. No podían controlar la voz en el Norte, pero los gobiernos del Sur podían controlar a su gente. Los esclavos y el gobierno utilizaron la “restricción social” y ampliaron la ley, protegiendo a una sociedad no libre y antiesclavista de los derechos legales de las personas. Este sistema culminó en un sistema represivo permanente, con prohibición de voces abolicionistas y códigos morales que convertían en ilegal cualquier cuestión de esclavitud.

El liberalismo es un enfoque de autorregulación que exige la violación de las normas liberales en defensa de las instituciones libres. Frente a las instituciones libertarias, los libertarios a veces deben ser palabras difíciles; en las sociedades liberales, los libertarios son vistos como conservadores y piden iniciativas que destruyen la tradición y los ideales libertarios. Estados Unidos es único, o lo era hasta hace poco, en tenerlo sistema que permite la “fusión” de conservadores y libertarios: la posición de “reserva” era una alianza libertaria construida en torno a “todos los hombres son creados iguales” y “vida, libertad y búsqueda de la felicidad”.

Lo que vemos entre los dueños de esclavos en el Sur y entre los ladrones en el gobierno de hoy es el uso de la violencia para mantener su posición y proteger su administración de justicia. Mientras sostenga el látigo, la injusticia no solo continuará, sino que crecerá. La difícil situación de los esclavos en el sur de los esclavos era terrible. La cadena se hizo más grande. Actualmente, el Servicio de Impuestos Internos está contratando. Si no encontramos una manera de reducir la opresión, nuestro futuro puede ser la esclavitud para todos.

Los horrores de la Primera Guerra Mundial y luego el comunismo, el socialismo y el fascismo llevaron a algunos a creer que la civilización liberal pronto sería destruida. Sin embargo, desde 1939, algunas personas, en muchos países, lucharon contra el régimen opresor, en un grupo que se reunió bajo la bandera de “libertad” o “democracia liberal”. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría no fue solo contra los soviéticos, sino también contra la expansión del autoritarismo. En el futuro, ¿habrá Winston Churchills y Václav Havels para resistir a los opresores? ¿O los gobiernos de todas las grandes potencias estarán entre los gobiernos tiránicos?

No es solo ficción, es Orwell 1984Richter Imágenes del Futuro Socialhuxley Nuevo mundo valienteVonnegut “Harrison Bergeron”—que nos ha dado una idea de la civilización libre que alguna vez existió y que se ha convertido en un páramo. Algunos de los escritores liberales nos advirtieron sobre el verdadero camino hacia el desarrollo revolucionario, incluidos los escritores. Alexis de Tocqueville, Hilaire Belloc, C. S. Lewisy FA Hayek. Prestemos atención a sus advertencias. Nos dijeron que la instauración del gobierno en temas sociales es una herramienta de la gente que quiere ser opresora, y que acaba con la violencia aunque no se haya creado. Debemos hablar con valentía en contra de la imposición de normas sociales por parte del gobierno y en contra de las ideas y creencias injustas que trae consigo.

miguel pesebre

miguel pesebre

Michael Munger es profesor de Ciencias Políticas, Economía y Políticas Públicas en la Universidad de Duke y miembro principal del Instituto Estadounidense de Investigación Económica.

Sus títulos son de Davidson College, Washington University en St. Louis y la Universidad de Washington.

Los intereses de investigación de Munger incluyen derecho, instituciones políticas y economía.

Consulte los últimos artículos de Michael Munger y AIER.

daniel b klein

daniel b klein

Daniel Klein es profesor de economía y Presidente JIN en el Centro Mercatus de la Universidad George Mason, donde dirige el Programa Adam Smith.

Es miembro del Ratio Institute (Estocolmo), investigador del Independent Institute y editor jefe de Reloj Icon Journal.

Recibe las últimas noticias de Daniel B. Klein y AIER.